Recomendaciones para el dolor lumbar

Para el dolor lumbar no hay talle único

El dolor de espalda baja (dolor de cintura, dolor lumbar) es frustrante. Es frustrante porque cuando nos agarra nos inhabilita, y porque no hay un tratamiento universal y efectivo en todos los casos.

De hecho, las causas de dolor lumbar son tan multifactoriales e individuales que el tratamiento debe ser personalizado y ajustado caso a caso. Aunque en muchos casos de dolor de espalda encontramos que hay altos grados de tensión en la musculatura, las causas de esa tensión pueden ser múltiples y variadas. Por ejemplo, la tensión muscular puede estar relacionada a altos niveles de estrés emocional, a problemas con el equilibrio, a debilidad de cierta musculatura clave para el soporte, a hábitos respiratorios disfuncionales, etc.

¿Movimiento o Medicamento?

En el 2017 el American College of Physicians (Colegio de Médicos de los EE.UU.) publicó una serie de pautas para el tratamiento del dolor lumbar, en base a una extensa revisión de estudios sobre la efectividad de distintos tratamientos no-invasivos (no quirúrgicos) para el alivio de la zona. O sea, se analizó la efectividad de los tratamientos farmacológicos (medicamentos) y no farmacológicos (sin medicamentos).

Dada la multifactorialidad e individualidad, no se encontró un tratamiento universalmente efectivo. Lo que sí se encontró, sin embargo, fue que los tratamientos farmacológicos a la larga no ayudan, y dados sus efectos nocivos secundarios, recomiendan probar con alternativas no medicamentosas. Cabe aclarar que se está hablando de “tratamiento”, o sea algo que se realizará con regularidad, y no de intervención puntual ante un episodio aislado de dolor.

Los episodios de dolor de espalda se pueden clasificar según su duración en agudo (menos de 1 mes), subagudo (entre 1 y 3 meses), y crónico (más de 3 meses).

La mayoría de las personas con dolor lumbar agudo o subagudo (episodio de dolor que dura menos de 3 meses) mejoran con el tiempo sin importar el tratamiento que realicen.

Por eso, ante tu primer episodio de dolor de espalda persistente, tu mejor opción es probar con cualquier tratamiento no farmacológico que te de alivio: calor, masaje, movimiento, etc. Nuestros talleres para el dolor de espalda baja son ideales para este tipo de casos, ya que en ellos te enseñamos varios movimientos, estiramientos y posiciones cuyo objetivo es aflojar la tensión lumbar.

Movimiento consciente y dolor lumbar crónico

Desgraciadamente, los estudios también revelan que hasta un tercio de las personas que sufren un primer ataque agudo o subagudo tienden a convertirse en crónicos. Para estos casos, la ACP también recomienda dejar los medicamentos como última opción y en vez probar primero con ejercicio físico, técnicas de reeducación motora, terapia psicológica, acupuntura y técnicas de reducción de estrés.

No sorprende que el ejercicio y las técnicas de reeducación motora sean parte de las recomendaciones para manejar el dolor lumbar crónico, ya que ambas apuntan a mejorar la “funcionalidad general”, o sea, contribuyen al mejor funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo (digestivo, respiratorio, cardiovascular, nervioso, etc.). Las técnicas de movimiento consciente además agregan un componente de reducción de estrés ya que (indirecta o directamente) trabajan sobre la atención, la concentración y la relajación.

Esto explica por qué, cuando los docentes de Pilates o Técnica Alexander recibimos un alumno con dolor lumbar crónico, nuestra actitud no es mirar sólo la espalda, sino que observamos el funcionamiento general (biomecánico, conceptual y actitudinal) ante los desafíos del entorno. Esto quiere decir que nos interesa no sólo cómo te mueves, sino también qué ideas tienes sobre tu cuerpo y su movimiento y cómo te relacionas con ellos. Nuestro objetivo es enseñarte a mejorar tu movimiento y tu relacionamiento con tu cuerpo para que tu espalda se pueda relajar.  

Mantente activo y curioso… es un proceso… es TU proceso

Generalmente, cuando te acercas a clases de Pilates o Técnica Alexander para manejar tu dolor de espalda, los docentes querremos saber: dónde te duele, hace cuánto te duele, qué incidente desencadenó el dolor, qué factores parecen agravar el dolor y cuáles disminuirlo, y si tienes un diagnóstico médico particular que pueda estar relacionado a tu dolor.

Tener respuestas a estas preguntas es importante ya que nos ayudan como docentes a orientar tu reeducación. Pero ten presente que como alumno debes mantener tu propia educación e investigación independiente sobre tu propio caso. Quizás hay más información que no te preguntamos específicamente, pero que podría ayudarnos a orientar o adaptar mejor tu programa a tu caso específico.

No hay nadie mejor informado sobre ti que tú mismo.

La salud de tu espalda es tu responsabilidad. El movimiento consciente te devuelve a la vida.

 Escrito por: Victoria Stanham
Para: SomatoSofia

Si te gustó este artículo puedes suscribirte a nuestro blog para recibir una notificación en tu email cada vez que publicamos nuevos artículos.

Si quieres saber más sobre las clases de Pilates-SomatoSofía y/o Técnica Alexander que ofrecemos escríbenos a somatosofia@gmail.com con tu consulta y con gusto te enviaremos toda la información que necesites.


Image credit: Photo by Erwann Letue on Unsplash

Fuentes consultadas: