Hoy aprendí…

– Que los dolores de hombro (incluyendo y sobre todo las tendinitis) tienen mucho que ver con mala estabilización en el gesto de levantar el brazo y en el de estirarlo. Trabajando la PIA (presión intra-abdominal) desde el soporte respiratorio en coordinación con la OP (onda propulsiva) el gesto se integra a la totalidad del sistema y desaparece el dolor durante el mismo. 

– Que la respiración es de los patrones más básicos y de los que tenemos más viciados de ideas subconscientes, adquiridas a lo largo de la vida en diferentes disciplinas (yoga, pilates, meditación, canto, locución, etc.) o simplemente viciada de tensiones innecesarias. “Aprender a respirar” es aprender a no interferir con la respiración, es aprender a darle espacios en la espalda.

-Que el trabajo de respiración de espalda contra la pared es una excelente forma de:

  • integrar el trabajo supino en la vertical o/y notar si hace falta más práctica en el registro supino
  • comprender mejor los distintos apoyos de la espalda y la influencia de la fuerza que viene del pie
  • practicar cuando no me puedo tirar al piso
  • trabajar el ‘core’ en su función de soporte anti-gravitatorio
  • investigar la rotación